lunes, 8 de noviembre de 2010

Los buenos días

Es una tontería, pero es un gran paso, es lo primero que he enseñado como educadora social algo básico, una norma de urbanidad.

A las 7 de la mañana con la voz de pito que me caracteriza y a toda potencia- “señores vale que no me traigáis el carnet necesario para entrar, pero a partir de mañana quiero que todos me den los buenos días a mí y al conductor ¿estamos?”- esa tarde a las tres al recogerlos todos dieron las buenas tardes y ya junto con el carnet es lo principal para entrar, saben que es casi más importante que el carnet.

Estoy contenta

1 comentario:

Tato dijo...

Como se nota que eres educadora :) Estoy orgulloso :)